martes, 12 de mayo de 2015

10 razones para querer vivir Y viajar a Corea del Sur

Las 10 razones para querer viajar y vivir en Corea del Sur. Las razones que te mostramos a continuación podrían hacer que te quieras quedar en Corea, en realidad todo depende con qué ojos mires la posibilidad de viajar allá. Juzga por tu cuenta y recuerda que no debes tomártelo tan en serio.

Uno: El Kimchi

Al principio puede no gustarte. Pero luego su sabor puede parecerte imprescindible. Y cuando regreses a  tu país, te darás cuenta de que no es muy fácil encontrar un kimchi que sea tan bueno como el que comiste en Corea. Puede ser muy frustrante y lo único que querrás será volver a ese lejano sitio donde lo probaste por primera vez.

Dos: El trabajo

Un trabajo como en la enseñanza, por ejemplo, tiene una paga muy buena. Además de incluir beneficios como vivienda, semanas de vacaciones y seguro completo, así que podrías ahorrar un montón para pagar tus deudas. Si consigues un trabajo en una universidad podrías tener más tiempo libre. Imagínate tener un trabajo tan increíble que tus expectativas para el siguiente sean demasiado altas.

Tres: El viaje

Corea está mucho más cerca que otros países del sudeste asiático. Esto puede ser tentador a la hora de comprar los pasajes. Escogerás los más baratos para ir en un viaje de mochileros. Luego querrás viajar por todo el mundo, después sentirás que no quieres quedarte demasiado tiempo en un solo sitio y querrás seguir viajando. Y debes recordar que ser viajero de por vida es una afición bastante cara.

Cuatro: La seguridad

Corea del Sur es un país muy seguro. Tiene uno de los índices más bajos de criminalidad del mundo. Si te mudas aquí puedes crearte el hábito de no cerrar las puertas cuando sales, o incluso dejar la puerta abierta mientras duermes para que entre un poco de brisa, o salir a correr o caminar en soledad por la noche llevando tu Smartphone. Al regresar a tu país estos hábitos pueden volverse un problema, porque es muy probable que no sea tan seguro como el país que acabas de dejar.

Cinco: La atención que recibes

Te puedes sentir un poco como una celebridad ya que todo el mundo se sentirá intrigado por tu aspecto occidental y si tienes cabellera rubia y ojos azules, todavía más. A los coreanos les llama mucho la atención los rasgos caucásicos. Sin embargo al volver a casa tal vez te vuelvas a sentir uno más entre el montón.

Seis: Las cirugías

Podrías regresar a casa con una cara distinta. Se sabe que una de cada cinco mujeres coreanas ha pasado por el bisturí. Es algo muy común en Corea del sur. Tiene el índice más alto de cirugías plásticas del mundo. Debido a la gran demanda de intervenciones quirúrgicas los precios son bastante bajos. Y no sólo eso sino también las cirugías realmente necesarias como las que te hace un dentista o las consultas al oftalmólogo. En general, la medicina y los tratamientos médicos son mucho más baratos que en otros países. Lo que puede ser chocante cuando regreses a tu país y veas la diferencia.

Siete: El café

Si te gusta el café, debes saber que en Corea es bastante caro y no es tan rico que digamos. La ventaja es que hay cafeterías por todos lados y puedes escoger. Aunque debes considerar que la mayoría son algo elegantes y no deberías ir con un atuendo demasiado informal.

Ocho: El maíz y los camotes

El maíz y los camotes están en todo. ¿Te gustaría una pizza de maíz con bordes rellenos de patata dulce (este de verdad es un tipo de pizza). Si algún dulce o pastel te llama la atención es probable que esté hecho de maíz o camote. La pizza también es muy cara, así como el queso o los helados porque la mayoría de ellos son importados.

Nueve: La ropa

Si bajas de peso debido a la dieta coreana necesitarás ropa nueva. Y es un poco difícil encontrar ropa que te quede, sobre todo si no eres talla small. A menos de que estés en Seúl y vayas a alguna tienda que tenga la marca H&M. Eso puede salvarte, aunque debes recordar que la ropa importada casi siempre es un poco más cara.

Diez: La despedida

Habrás creado vínculos muy cercanos con gente de Corea y posiblemente de otros países. El más grande reto de todos será decirles adiós a estas increíbles personas y volver a casa.